Balotas de voto por correo

Cerca de la mitad de todas las balotas de voto por correo se devuelven antes del Día de la Elección. Estas balotas se procesan, se preparan y se tabulan la semana anterior al Día de la Elección. Al cierre de las urnas en la noche del día de la elección, se cuentan las balotas electorales y se publican los primeros resultados electorales después de las 8 p. m. (Las balotas electorales y tarjetas de memoria de los lugares de votación se encuentran en ese momento en camino a nuestra oficina).

Las balotas de voto por correo restantes se reciben el Día de la Elección por correo postal o se devuelven en los lugares de votación y en las ubicaciones de depósito. Las balotas que tienen el matasellos con fecha del Día de la Elección y que se reciben tres días después de la elección también se contabilizan. Estas balotas se procesan y se añaden al total de votos el viernes posterior a la elección.

Balotas electorales provisionales

Cerca del 5 % de las balotas electorales que se emiten son balotas provisionales. Las balotas provisionales se examinan después de que todos los votantes por correo y los electores que acuden al lugar de votación han recibido crédito por votar. Si un elector que emitió una balota provisional se determina como elector elegible, y si no ha votado en otro lugar, entonces su balota es contabilizada. El proceso de determinar la elegibilidad y tabular las balotas electorales provisionales toma más o menos dos semanas, pero garantiza que cada voto válido sea contado. Estos resultados se añaden al voto total tres semanas después del Día de la Elección.

Conteo manual del uno por ciento

Después de cada elección, 1 % de todas las balotas emitidas en la elección se extraen y se cuentan manualmente para verificar que los escáneres leyeron correctamente las balotas en el transcurso de la elección. Una muestra aleatoria de los recintos electorales de la elección se usa para determinar qué balotas se seleccionan. El conteo manual se compara con el conteo producido por los escáneres para verificar que los votos se tabularon correctamente. El proceso de recuperación, el conteo manual y la verificación toman cerca de tres semanas y se completan al finalizar el periodo de escrutinio, cuatro semanas después del Día de la Elección

Conciliación de balotas electorales y firmas

Ya sea que la balota se haya emitido de manera provisional, por correo o en el lugar de votación el Día de la Elección, cada votante firma un sobre o lista de electores a manera de registro por haber votado. Nuestra oficina compara el número de firmas en las listas de electores del lugar de votación con el número de balotas emitidas en dicho lugar de votación para explicar o corregir cualquier diferencia. Es posible que los motivos de discrepancia incluyan que un votante firmó en la línea incorrecta o que un votante emitió una balota electoral firmada de manera provisional tanto en la lista de electores como en el sobre provisional.

Balotas dañadas

Nuestra oficina también debe encargarse de cualquier balota dañada o que la máquina no pueda leer. Por lo general, una balota no puede leerse si está dañada (generalmente rasgada o rota), tiene manchas de café o de comida, o si un elector hizo correcciones. Nuestros escáneres no pueden leer cerca del dos por ciento de todas las balotas devueltas. Nuestro personal rehace las balotas electorales ilegibles, que posteriormente se procesan como cualquier otra balota. En el 2016, esas balotas fueron alrededor de 40,000 balotas electorales.